domingo, 27 de noviembre de 2016

Epítome


Tú: desde la “l” del lunes hasta la “s” del viernes.
Tú: desde el día 1 hasta el día 365 y también en los bisiestos.
Tú: de 12 a.m. a 12 p.m.
Tú: desde el café y los huevos revueltos del desayuno hasta la sosa ensalada de la cena.
Tú: en mis pixelados sueños a blanco y negro y en mi realidad infestada de color y claridad.
Tú: cuando río y cuando lloro.
Tú: desde el alba hasta el anochecer.
Tú: en los días nubladamente fríos y en los días tibiamente brillantes.
Tú: en las últimas quince vueltas que le he dado al sol.
Tú: en los días de absoluta mudez y en los días de total bullicio.
Tú: perpetua, en cada semana, en cada año, en cada estación, en cada calle, en cada parte del cielo, en cada esquina, en cada apunte, en cada comida, en cada momento de mi rutina, en cada respiro, en cada suspiro, en cada manía, en cada bostezo, en cada hoja de cada libro…
Tú: en el día que fue, en el día que es y en el día que será.
Tú: en cada recoveco de mis neuronas.
Tú: epítome de las líneas que escribo.
Tú: epítome de mí.

martes, 15 de noviembre de 2016

El manual de Scarlett


Esa mujer es un ejemplo exquisito de irreverencia,
en su ADN está incrustado el pigmento de la alegría,
su belleza es un escándalo, un precipicio al que vale la pena dejarse caer.
Cuando la posees te cobija un sentimiento virgen e irrevocable.
Todo lo que ella entrega de sí, se esparce sin piedad y te llena de su esencia.
Ella es el tren que nunca te cansas de esperar, uno que por nada en este mundo dejarías ir.
Ella es el ruido que sofoca y apaga ese vacío y esa melancolía que te procuran a diario.
Ella es la batalla por la que lucharías sin remordimiento hasta la muerte.
A ella la miras y te das cuenta que al parpadear desperdicias un tiempo precioso,
cuando la tienes en frente sólo quieres abrirte paso hacia la trinchera de sus brazos.
A ella tienes que leerla en voz alta mientras escuchas el sonido de las olas,
y debes mirarla fijamente a los ojos en un mes de septiembre
así nunca podrá negarte un beso u olvidarte.
Esa mujercita es como una brújula de la vida,
a su lado tu camino es seguro,
incluso sus sombras te ofrecen protección.
A Scarlett debes llorarla en la noche
y cantarle al oído en una madrugada atestada de caracolas y perseidas.
Ella está en el viento, en las alas de mariposa,
ella se sonríe con la luna y se abraza con las pétalos de las rosas silvestres.
A Scarlett puedes olerla en las hojas de los libros que lees,
puedes sentirla vibrar en el canto efímero de un ave de paso.
Scarlett es pasado, presente y futuro,
Scarlett es interrogación y admiración,
Scarlett es lo que existe y lo que no.
Ella cobra vida en el aire que hinche tus pulmones a diario,
a ella la llevas como insignia constante en tus pensamientos,
en tus estados de ánimo.
Scarlett es el seudónimo que usa para ocultar su verdadero ser,
la sensacionalidad que se descubre a medida que pasa
es sólo la punta del iceberg.
En Scarlett te pierdes y te encuentras.
Scarlett simplemente es
y con eso le basta al mundo para ser.